ga('require', 'displayfeatures');

¿Y si COMO escuchando mi intuición ?

Denise Ibañez

La relación con la comida es un tema que se ha vuelto un tanto complejo para algunas de nosotras. Muchas veces se nos olvida que la principal función de la comida es brindarle nutrientes y energía a nuestro cuerpo. Utilizamos la comida como curita para solucionar muchas de las cosas que no van bien en nuestras vidas y para evadir ciertas emociones que sentimos. Además de esto, tenemos esa presión constante de tener el cuerpo perfecto llevando la alimentación perfecta. Y para llegar a este objetivo muchas veces recurrimos a extremos en dietas y en ejercicio que estresan de sobremanera nuestra mente y cuerpo. 

Afortunadamente, Evelyn Tribole y Elyse Resch crearon en 1995 el método alimentación intuitiva para ayudarnos a sanar la relación con la comida y nuestro cuerpo. Es muy importante entender que la alimentación intuitiva NO es la dieta de moda u otra alternativa para perder peso. Su principal objetivo es tener una relación sana con la comida, mente y cuerpo. Se concentra en reconectar con el cuerpo y tratarlo con dignidad y respeto sin importar su peso. Practicar la alimentación intuitiva es un trabajo extremadamente personal que requiere de mucha introspección y de romper paradigmas sobre todo con lo relacionado a las dietas y el peso. Es un proceso sumamente compasivo, de mucha paciencia y que se trabaja día con día, comida tras comida. 

Hoy en día existen 125 estudios científicos que avalan los beneficios de esta maravillosa herramienta. La alimentación intuitiva consta de 10 principios que se resumen en: 1) rechazar la cultura de la dieta; 2) honrar las señales fisiológicas del cuerpo; 3) hacer las paces con la comida; 4) cuestionar la información sobre comida “buena” o “mala”; 5) explorar el aspecto placer en la comida; 6) sentir la saciedad del cuerpo; 7) aceptar las emociones con compasión; 8) tratar con respecto el cuerpo; 9) moverse por gusto y no para quemar calorías y 10) honrar la salud tomando decisiones alimenticias basadas en sentirse bien. 

La alimentación intuitiva es como regresar a ser bebé, cuando nuestra mente no estaba contaminada de creencias, estereotipos o presiones sociales sobre dietas, cuerpo perfecto o qué comida es mejor o peor. Un bebé come cuando tiene hambre y deja de comer cuando está satisfecho, escucha su cuerpo. Es reconectar con nuestra intuición y volver a confiar en nuestro cuerpo y las señales que nos da. 

Comer intuitivamente es darle un respiro a la mente de ideas obsesivas y castigadoras con respecto al peso, comida y cuerpo. Es más bien volver a reconectar con tu voz interna, esa que ha sido callada por las dudas y falta de confianza en ti misma. El cuerpo es muy sabio, démonos la oportunidad de escuchar lo que tiene que decir y quitémonos esa imagen de que es nuestro enemigo.  


Denise Ibañez

Denise Ibañez

Health Coach certificada por el Institute for Integrative Nutrition en NY. Especializada en salud intestinal y la relación entre la comida y las emociones.

Denise también es comunicadora animal y le encanta descubrir nuevas formas de estar en armonía con la mente, cuerpo y espíritu.

Denise Ibañez

Suscríbete

Suscribete y te acompañaremos en la búsqueda del bienestar cada mes con nuestros consejos y recomendaciones.

Suscríbete

Suscribete y te acompañaremos en la búsqueda del bienestar cada mes con nuestros consejos y recomendaciones.